Asociación Civil Manantial de Vida

Pro Defensa de los Derechos Humanos

Venezuela: expertos piden redoblar la presión internacional

En Venezuela la gente muere de hambre, pero también por enfermedades curables y falta de medicamentos. El régimen niega la existencia de la crisis humanitaria, mientras expertos advierten sobre el desplome del país.

 

La crisis humanitaria en Venezuela ha alcanzado tales dimensiones, que el país ha quedado hipotecado por varias generaciones. El desplome económico ha provocado una crisis humanitaria nunca antes vista, lo que ha detonado una ola migratoria. La comunidad internacional, en particular América Latina, podría ejercer más presión sobre el régimen de Nicolás Maduro para que, por lo menos, reconozca la crisis y acepte ayuda humanitaria. Así lo manifestaron expertos durante un debate sobre Venezuela, en el marco del Congreso Humanitario celebrado en Berlín, convocado por varias organizaciones, entre ellas, Médicos sin Fronteras.

 

Vuelven enfermedades del siglo pasado

 

El desabastecimiento de medicinas y vacunas ha revivido enfermedades que ya habían sido erradicadas y ahora asolan a la población. La difteria, el sarampión, la tuberculosis y la malaria se propagan debido a la malnutrición; las defensas de la población han bajado. La tuberculosis, una enfermedad mortal hace décadas, de la que Latinoamérica se liberó a principios de siglo, registra altos niveles de infección, con casi 11 mil casos en 2017, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

"En una emergencia humanitaria, la obligación del Estado debiera ser llamarla así y convocar la ayuda internacional. Desafortunadamente, el gobierno venezolano se mantiene en una postura de negación de la dimensión de la crisis en Venezuela", señala Reyna Ganteaume (Fundador de Acción Solidaria) . El arquitecto de profesión y activista pro DD.HH., señala la urgencia de tener una evaluación, que el gobierno no tiene. "Por ejemplo, saber cuántas personas se encuentran afectadas por el hambre que ya se ha generalizado, por la falta de acceso a la salud, no sólo de medicinas, sino de atención en general, así como por el gravísimo problema de las personas que emigran".

 

Aunque se habla de unos 2,3 millones de personas que han emigrado, la cifra real podría ser de entre 4 y 5 millones al día de hoy. La mayoría llega a Colombia, un país con un problema de desplazados internos por el conflicto armado, que es ahora el que ha recibido al mayor número de venezolanos de la región. Los venezolanos enfrentan discriminación y violencia a su llegada a Brasil, que junto con Ecuador, Panamá, Perú y Chile, son los países que más personas han recibido.

 

Fuentehttps://www.dw.com