Asociación Civil Manantial de Vida

Pro Defensa de los Derechos Humanos

¡Sácala del juego! Día Internacional de la Cero Discriminación

La discriminación contra las personas con VIH-SIDA, hace estragos alrededor del mundo y afecta en diversos aspectos de su vida a quienes coexisten con el virus. 

 

(Prensa Amavida-02/03/2018) El 1 de marzo se celebra el Día Internacional de la Cero Discriminación, luego de que el 1 de diciembre de 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas lo proclamara. Su enfoque principal es concienciar y sensibilizar sobre los derechos y abusos que sufren las personas que padecen de VIH-Sida.

 

De acuerdo con el Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el VIH/SIDA (ONUSIDA) existen 38 países, territorios y áreas donde imponen algún tipo de restricción a la entrada, estancia y residencia a quienes viven con el virus, y la organización considera que los marcos legales y sociales siguen sin abordar los problemas.

 

35 millones de personas, según estimaciones, murieron por causas de enfermedades relacionadas con el Sida desde que se registraron los primeros casos y en 2015, más de 36 millones de personas alrededor del mundo vivían con el Virus de la Inmunodeficiencia Humana. Más de más de 2,1 millones se infectaron con el virus en ese mismo año y 1,1 millones perdieron la vida tras contraer enfermedades relacionadas con el Sida.

 

Los casos de nuevas infecciones en niños descendieron 50 por ciento desde 2010 y 150 mil niños contrajeron la infección por el VIH en 2015 alrededor del mundo, cifra inferior a la de 2010.

 

Discriminación que mata

 

A muchas de las personas con VIH, se les vulneran sus derechos fundamentales como el acceso a seguros, prestaciones sociales y oportunidades de empleo. El estigma que sufren, constituye un obstáculo para acceder a servicios de salud que les permitan un adecuado diagnóstico y tratamiento; además, los prejuicios, específicamente los ligados a las enfermedades las de transmisión sexual, así como la información errónea acerca de las mismas, causan desigualdades tan básicas como la posibilidad de acceder a una vivienda.  

 

La ONU realizó un llamado para terminar con el estigma y la exclusión social que sufren las personas con Sida y a garantizar que todos tengan acceso a tratamientos para erradicar la epidemia en 2030. Michel Sidibé, director ejecutivo de ONUSIDA comentó que "algunos de los problemas más graves del mundo pueden resolverse simplemente con eliminar el estigma y la discriminación".

 

Las exclusiones por identidad de género, raza, edad, discapacidad, origen étnico, orientación sexual, religión, lengua, condición médica o cualquier otro motivo, en un centro de atención sanitaria, trabajo, colegio, hogar o en la comunidad, no solo afecta a la persona o grupos discriminados, también hace daño a la sociedad. Causa sufrimiento individual y debilita la cohesión social, limita el acceso a la educación y evita que las sociedades se beneficien de una fuente de talento más amplia. Estigmatizar a las personas que viven con VIH, hace que se sientan menos motivadas para someterse a pruebas, reciban una atención y un tratamiento sanitario que pueden salvarles la vida, e inhibe los esfuerzos para poner fin a la epidemia.  

 

El cambio comienza por nosotros y todos podemos tomar medidas para hacer frente a la discriminación y fomentar la aceptación: hacernos sentir y oír cuando algo está mal o alguien está siendo tratado de forma injusta, sensibilizar, apoyar a las personas que ya han sido discriminadas y fomentar los beneficios de la diversidad. ¡Súmate al movimiento #zerodiscrimination!